You are here

Las plantas de producción de Acqua Panna han avanzado mucho en términos de calidad. Hoy en día, su planta es una de las más avanzadas de Europa tecnológicamente.

La calidad del agua Acqua Panna no solo está vinculada a sus excelentes propiedades organolépticas, sino que también se relaciona con su avanzada planta embotelladora. Cuenta la leyenda que los romanos construyeron la única carretera que unía el norte con el sur de Italia a través de Scarperia. Dicha carretera pasaba por el manantial de Acqua Panna, que permitía a los cansados viajeros refrescarse. En el siglo XVI se descubrieron cañerías de terracota cerca del manantial. Estas cañerías se utilizaban para transportar el agua mineral natural a la noble familia Medici. Su coto de caza, la magnífica finca de Panna, se sitúa en la región que rodea el manantial.

La primera botella de Acqua Panna fue embotellada manualmente alrededor de 1860 en una planta construida en una de las residencias de la familia Medici. Distribuida en damajuanas o fiaschi, unos recipientes de vidrio cubiertos con mimbre que actualmente se usan para el vino Chianti, el agua se transportaba a caballo hasta Florencia. En 1927, después de la Primera Guerra Mundial, se empezó a embotellar el agua y a producirla a escala industrial.

La planta de producción de Acqua Panna se extiende a unos 20.000 m2, integrándose a la perfección con su entorno natural.

Calidad y pureza de la naturaleza