You are here

Conviértete en un catador de agua

Sigue estos cuatro simples pasos

¿Estás preparado para convertirte en un entusiasta catador de agua? Olvídate de tus preconcepciones y prepárate para usar todos tus sentidos. Sigue cuatro pasos simples que te permitirán juzgar las propiedades del agua según varios criterios.

Catar el agua significa llevar a cabo una investigación racional y consciente sin preconcepciones. Catar el agua significa reunir todos tus sentidos para clasificar sus méritos y defectos a través de un análisis sistemático.

Con este fin, la Association de la Sommellerie Internationale (ASI), junto con S.Pellegrino y Acqua Panna, ha establecido unos criterios y unas herramientas para catar el agua. Descubre las cuatro fases de la cata del agua y conviértete en un todo un experto:

  1. Primera evaluación de frescura: abre la botella, sírvete el agua en un vaso apropiado y toma un sorbo generoso.
  2. Análisis visual: levanta el vaso hasta la altura de los ojos y luego bájalo para observar el agua desde arriba. Observar el agua horizontalmente y verticalmente permite avaluar si contiene partículas extrañas, tiene colores anormales o pierde efervescencia.
  3. Perspectiva olfativa: lleva el vaso bajo tu nariz y inspira profundamente varias veces. A ser posible, este paso se debe realizar con los ojos cerrados para conseguir más concentración y obtener una respuesta olfativa hasta con la presencia de una sola molécula de aroma.
  4. Análisis gustativo: toma un sorbo y déjalo reposar en la lengua; a continuación deja que el agua circule por toda la boca. Lleva el agua hasta la parte trasera de la lengua y traga. Ello te permite evaluar la acidez, el sabor, la estructura, la ligereza y la sensación en boca.

¡Sigue estas cuatro reglas y conviértete en un catador de agua experto!

Calidad y pureza de la naturaleza